Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

:iconsasha545: More from Sasha545


More from deviantART



Details

Submitted on
September 2, 2012
File Size
17.4 KB
Link
Thumb

Stats

Views
1,979 (1 today)
Favourites
21 (who?)
Comments
4
Downloads
5
×


CAPÍTULO 3
UN JUEGO PELIGROSO


Hinata despertó sintiéndose bastante confundida y sola en medio del bosque. Por un segundo se preguntó qué era lo que estaba haciendo ahí y por qué se sentía tan mareada.

Una corriente de aire fría le recorrió el torso y cuando miró hacia abajo vio que su camiseta de malla estaba partida en dos. Aquello le recordó exactamente lo que había pasado.

—Maldita sea… — Dijo subiendo de golpe el cierre de su polerón lila.

No tuvo si quiera que formar los sellos para que se activara su byakugan, lo podía hacer a voluntad. Así de fuerte era. Sin embargo, fue en vano, pues en un radio de 10 kms a la redonda no había una sola alma que tuviera la firma de chakra de Menma.

Golpeó el suelo con sus puños poniéndose de pie con rapidez.

—Hijo de perra… — Gruñó abrochándose los pequeños shorts de jeans que utilizaba. — ¿Cómo es posible… cómo? — Volvió a murmurar sintiendo como un nudo se formaba en su garganta.

Miró con cuidado los alrededores, pues era costumbre que Menma dejara regalos de despedida cuando abandonaba una zona en la que ella se encontrase. No se hubiese extrañado de haber hallado sellos explosivos por los alrededores. Durante la época de la Academia, en más de una ocasión Menma había dejado sellos explosivos, insectos venenosos e incluso bombas de humo que se activaban cuando las tocaba, ya fuese cerca de sus libros, pergaminos o incluso su mochila. Lo odió por eso cuando eran niños.

Había aprendido a ser cuidadosa en ese aspecto. No quería terminar con quemaduras o envenenada tan lejos de un hospital que la pudiese atender.

No vio nada con su byakugan, como si Menma se hubiese esfumado del lugar lo más rápido posible. No había sellos explosivos, ni bombas de humo escondidas en el suelo, ni trampas de hilos. Toda el área estaba despejada.

Aquello no era muy común de él. No era sólo por las trampas, también estaba el hecho de que Menma no estuviese ahí. Por lo general, cuando terminaban, siempre se quedaba regodeando de las facciones descompuestas de Hinata. Decía que ese era su premio; ella lo dejaba vanagloriarse de lo grandioso que era cuando se trataba del sexo. Aunque despreciaba su sonrisa de ganador y la mirada traviesa y confiada en sus ojos, le daba una cierta calma poder regularizar su respiración con Menma sobre ella, mirándola a los ojos, satisfecho consigo mismo. Se sentía como una verdadera mujer. Y en esos momentos, él era su hombre.

En esa ocasión en cambio, lo único que pudo detectar para asegurarse de que Menma y ella efectivamente habían estado juntos fue el dolor que su cuerpo sentía por haber sido penetrada con la intensidad con que él lo había hecho. Así eran las cosas entre ellos, nunca suaves o delicadas, siempre instintivas, rudas y descontroladas. Lo prefería de ese modo.

Tenía que encontrar una explicación para ello. Algo había pasado para que hubiese perdido el conocimiento. Menma era un buen amante, pero no era tanbueno como para haberle hecho perder su consciencia.

Me noqueó en un genjutsu.— Pensó Hinata mordiéndose los labios con rabia.

Esa era la única explicación que podía encontrar en ese momento.

¿Qué tipo de genjutsus estaba manejando Menma ahora para haberla hecho caer inconsciente cuando ambos terminaron? Debía ser una técnica lo suficientemente fuerte para engañar al byakugan y eso… era decir algo.

El Uzumaki era un excelente usuario de dichas técnicas en la Academia, pero nunca pensó que ella caería en algo así, ella… quien poseía el byakugan, un dojutsu hecho casi exclusivamente como contramedida de cualquier tipo de genjutsus. Era casi inconcebible. Sólo una técnica tan fuerte como el tsukuyomi de Itachi Uchiha o alguna de Shisui Uchiha podrían haberla engañado. Se negaba a creer que los genjutsus de Menma estuviesen a ese nivel.

¿Qué rayos estaba pasando?

¿Si quería deshacerse de ella… por qué no la había matado al hacerla caer en esa técnica?

Sintió una sensación helada recorrerle la espalda y un enorme vació en su pecho. Su garganta comenzó a apretarse y todo su torso se oprimió. Sus facciones se suavizaron en un aire melancólico.

Podía sentirse triste si lo hubiese querido. Nadie la estaba mirando.

— ¡Mierda! — Gritó. ¡Un Hyuga no se lamenta ni siente lástima! Se recordó a sí misma cerrando los ojos con fuerza.

Se había propuesto verlo y decidir si debía matarlo como su deber de shinobi exigía o unirse a él y mandar todas sus creencias al demonio. Cuando salió de Konoha estaba casi segura que se uniría a él. Cuando lo escuchó hablar de la destrucción de Konoha aquello cambió.

No obstante, Menma la había quebrado con rapidez; la había hecho gemir, pedir por más, luchar por respirar y recuperar el control de su cuerpo. Para alguien como ella a quien no le gustaban las sorpresas, la incertidumbre de no saber qué ocurriría era desesperante y riesgoso. Había mucho en juego como para tomar una decisión basada solamente en sus hormonas. Aún así, encontraba algo excitante en esa sensación de peligro que le provocaba estar con Menma.

La hacía sentir viva.

¿Acaso también Menma sentía que ella era un peligro para él? ¿Era por eso que la había abandonado a su suerte en ese lugar? ¿Era por eso que no la había matado?









Volver a Konoha había sido un fastidio. Tener que explicarle a la tímida Hokage los pormenores de su encuentro con Menma había sido incómodo para ambas. A pesar de todo, amablemente le dijo que esperaba que la próxima vez pudiese traerlo de vuelta a Konoha. A veces sentía lastima por esa pobre mujer sin personalidad ni pechos. Era demasiado silenciosa y calmada para ser Hokage. Desde la muerte de Jiraiya era incluso más deprimente.

Por otro lado, Chizune la había bajado y subido a gritos por su fracaso. Estuvo alrededor de diez minutos diciéndole una y otra vez que la captura y ejecución de Menma Uzumaki era de suma urgencia para la aldea.

Aquello logró irritarla. Odiaba cuando las personas creían que podían sermonearla.

Se encontró con Kiba y Shino cuando salió del edificio del Hokage. Ninguno preguntó qué había ocurrido para que estuviera más silenciosa de lo normal, respetaban su espacio. Ni si quiera Akamaru intentó lamerle la mano o algo por el estilo, sabían que cuando Hinata estaba enojada era mejor no molestarla.

Era cerca de media noche cuando comenzó a caminar hacia su casa. Pensó que a esa hora no tendría que encontrarse ni con Neji, Hanabi o su padre. Lo último que hubiese deseado en ese día de mierda era escuchar a Hiashi Hyuga decir "No importa que no hayas logrado tu propósito hija, sigo orgulloso de ti". Sólo pensarlo le revolvió el estómago.

No quería preguntas sobre su misión. No quería seguir hablando de ello, al menos por ese día. Había tenido suficiente, sólo deseaba llegar, golpear algún poste de entrenamiento algunas horas, ducharse y dormir.

Sin embargo, el destino tenía otras cosas planeadas para ella.

Justo antes de pasar afuera de los bares abiertos a esa hora, vio a Sasuke Uchiha caminando abrazado de una chica de cabellera castaña y larga que sostenía una rosa entre sus manos. Intentó darse la vuelta pero Sasuke ya la había visto.

— ¡Hinata-san! — Gritó empujando a su acompañante hacia un costado para seguirla. — ¡Hinata-san! ¡Espera!

Bastardo persistente… - pensó Hinata.

Por supuesto que no se detuvo, más bien comenzó a caminar con más rapidez. Había tenido uno de los peores días de su vida. Había perdido a Menma por un descuido innecesario y ahora nuevamente no tenía pistas sobre su paradero. Realmente no quería tener que arruinar aún más su humor soportando que Sasuke le dijese una vez más que comenzaran un romance.

Pero el Uchiha era bastante perseverante con el tema de conquistar a Hinata Hyuga, a pesar de sus constantes rechazos y humillaciones. Corrió hasta que la alcanzó y la detuvo parándose justo frente a ella.

—Es demasiado tarde para que camines sola por Konoha. Déjame caminar contigo hasta tu hogar.— Le pidió con una sonrisa mientras le ofrecía su mano. Hinata retrocedió levemente arqueando una ceja. Sasuke Uchiha le parecía una de las personas más raras que conocía. — Itachi me daría un sermón si supiese que dejé que una dama caminara sola a esta hora. Es lo mínimo que puedo hacer por la mujer que será la madre de mis hijos.

El puño de Hinata tembló con el deseo de golpearlo en el rostro lo suficientemente fuerte como para mandarlo a volar lejos de ella, pero se controló, sólo porque escuchar el nombre de Itachi la hizo recordar algo importante.

—¿Dónde está tu hermano? — Le preguntó interesada.

Tenía que hablar con él. Era el único que podría haberle respondido el asunto sobre el genjutsu. También estaba la posibilidad de preguntárselo a Sasuke, pero no quería tener que decir frente a ese idiota que Menma la había superado haciéndola caer en un genjutsu.

—Nii-san está en una misión en Sunagakure junto con el resto de Akatsuki. — Dijo Sasuke con un suave aire de orgullo. Siempre se ponía así cuando hablaba de su hermano. — El Kazekage le pidió ayuda a la organización e Itachi partió a prestar una mano. Ya sabes como es, siempre preocupado por la paz del mundo shinobi.
—Ajá. — Dijo Hinata comenzando a aburrirse. — Lastima. Necesitaba hablar con él.
—¿Sobre qué? — Preguntó con un leve tono de celo mientras la perseguía. Hinata había vuelto a caminar.
—No es de tu incumbencia Uchiha. — Respondió en seco.
—Claro que lo es. Los asuntos que mi futura esposa y mi hermano discutan me atañen. — Hinata realizó un sonido parecido a una arcada. — Anda… dime. Tal vez yo te pueda ayudar. Sabes que haría cualquier cosa por ti, linda.
—Necesito saber algo sobre genjutsus. — Respondió Hinata. — Y antes de que digas que tú sabes todo sobre genjutsus, te recuerdo que fuimos compañeros en la academia y sé que estarías mintiendo. — Sasuke se cruzó levemente de brazos.
— Esto tiene que ver con Menma, ¿Verdad? — Preguntó con seriedad. Hinata se detuvo y lo miró sobre el hombro. De vez en cuando Sasuke Uchiha decía cosas con coherencia. — Cuando lo vi también me hizo caer en un genjutsu, en un genjutsu de alto nivel. — El Uchiha miró hacia un costado y Hinata notó la sombra de tristeza en él. — Si quieres saber más, pregúntale a Shisui. Él es tu hombre para eso. Es incluso mejor que Itachi cuando se trata de genjutsus. Nii-san lo cree así.

Hinata frunció el ceño. Era conocido por toda la aldea que Shisui era uno de los shinobis más inaccesibles y arrogantes de ese lugar. Se había vuelto tan, tan, tan ridículamente fuerte que pasaba la mayoría del tiempo solo, demasiado orgulloso para estar con cualquiera inferior a él. Había rechazado ser parte de ANBU y siempre que había una crisis decía "Arréglenla ustedes" con desinterés. Era conocida su aversión por el clan Uchiha, las tradiciones, la policía de Konoha, el código shinobi, y aun así, seguía en la aldea por algún motivo. Todos en su familia lo detestaban.

—¿Dónde está Shisui? — Preguntó Hinata.
—Lo vi comiendo hace 20 minutos, en la BBQ. Solo.

Sasuke supo que no podría seguirla si era a Shisui a quien buscaba, por lo cual se quedó quieto cuando Hinata se encaminó en esa dirección. Hinata agradeció por ello, no tenía ningún deseo de seguir conversando con Sasuke.

—¡Ey! ¡Hinata-san! — le gritó desde la distancia. — ¿Qué tal si mañana tu y yo vamos en una cita? ¡Te pasaré a buscar a las cinco!

Hinata ni si quiera se digno en contestarle. Le parecía tan poca cosa que responderle habría sido validar que estaba poniéndole atención. Lo cual no era cierto.

No caminó más de cinco minutos. Localizó a Shisui justo en el lugar en donde Sasuke había dicho que estaba. Había activado su byakugan por el camino, para asegurarse de no perderlo de vista.

Entró al restaurante de barbacoas y miró a su alrededor. No había casi nadie en el lugar, sólo quedaba Shisui. Al parecer los dueños de la parrillada le temían demasiado como para pedirle que se fuera y así poder cerrar.

Shisui estaba sentado. Lucía amargado, como siempre. Su ceño fruncido, ojos enfocados en su platillo con sake, un cigarrillo en su mano derecha. Todo en él desprendía un sentimiento de soledad y fastidio. - Demasiado oscuro… - pensó Hinata.

—Uchiha. — Lo saludó sentándose frente a él. El hombre levantó una ceja visiblemente incómodo con su presencia ahí y lanzó una argolla de humo en su dirección sin ningún respeto. — Una palabra.
—Largo mocosa. — Dijo bajando nuevamente su mirada a su platillo.

Hinata estaba esperando una reacción así de su parte. Shisui era el ser más desagradable y poco sociable de la aldea. Supo que tendría que usar sicología inversa o no conseguiría la información que necesitaba.

— Está bien. De cualquier forma dudo que sepas sobre esto. Itachi es mejor que tú utilizando genjutsus. — Lanzó desinteresadamente mientras se volvía a poner de pie.

Escuchar el nombre de su primo menor pareció encresparlo. Hinata había tenido la audacia de mencionar su nombre. Todos en la aldea sabían de su constante desprecio por Itachi Uchiha a quien consideraba su rival directo. El odio entre ambos era más que conocido.

Le tomó la muñeca con rapidez haciéndola sentar de golpe. Su velocidad era algo que ni si quiera Hinata lograba contrarrestar o si quiera comprender. Por algo era conocido como Shisui del cuerpo parpadeante, era más rápido que cualquier otra persona en la aldea, incluso más que Minato Namikaze, el padre de Menma.

—Ten cuidado, Hyuga. No soy tan paciente como el resto de mi familia. — Fue una advertencia clara por haberle recordado algo que todos discutían, cuál de los dos, si Itachi o Shisui, era el mejor en genjutsu. — ¿Qué quieres saber?
—¿Qué tipo de genjutsu podría engañar al byakugan? — Iría al grano.

Shisui no era como el resto. No tenía la misma paciencia de Itachi. El hombre la miró a los ojos, logrando provocar una sensación parecida a la intimidación.

La joven sintió un súbito deseo de levantarse y huir, pero si se sentía orgullosa de algo era de su feracidad. Aún no había un hombre que la hiciera escapar sólo con una mirada. En cambio, levantó una mano y una chica trajo una pequeña botellita de sake para ambos. Aunque Hinata era menor de edad, nadie le negaría nada a la heredera de los Hyuga.

Shisui suspiró pesadamente y volvió a bajar su mirada mientras servía sake para ambos.

— Hay distintos tipos de sharingan, eso lo sabes, supongo. — Dijo bebiendo el sake de golpe.
—Ajá. Tuve el privilegio de verlo en una ocasión. — Respondió Hinata.

Shisui no volvió a hablar, sólo miró el platillo de sake frente a la peliazul, advirtiéndole con los ojos que si estaba jugando a ser una mujer, debía actuar como tal.

La joven tomó el platillo y lo bebió de golpe sin si quiera arrugarse.

— El byakugan puede ser burlado si se utiliza un genjutsu de nivel superior, con ese tipo de sharingan avanzado. Se llama mangekyo sharingan. — Volvió a servir sake en ambos platillos, dándole una aspirada a su cigarrillo. — Sólo ese tipo de genjutsu es lo suficientemente poderoso para engañar a un ojo como el tuyo.
—Y si… y si te dijera que alguien que no pertenece a la familia Uchiha me hizo caer en un genjutsu, ¿Qué opinarías al respecto? — Le preguntó Hinata con seriedad.

Shisui la miró dudoso y por un segundo Hinata pensó que incluso había algo de intriga en él. Era como si la joven le estuviese presentando un gran misterio que él no se había demorado nada en responder.

—Te diría que hay dos opciones. Que ese sujeto sea un bastardo de alguno de mis antepasados o… que ese "no Uchiha" tiene un sharingan implantado en uno o ambos de sus ojos… como Kakashi. — Bebió su platillo de sake nuevamente. — Esa es la única explicación.

Hinata lo imitó y dejó un par de ryuos sobre la mesa mientras se paraba.

—Gracias Shisui. — No era común en ella dar las gracias por nada, pero la información que le acababa de entregar era importante.
—Hinata Hyuga. — La joven se dio vuelta cuando vio el aire lúgubre de Shisui, quien se estaba cruzando de brazos mirando en su dirección. Un atisbo de sonrisa apareció en él. — Te estás metiendo en un juego peligroso.
—Lo sé. — Respondió con simpleza saliendo del local.

Si no hubiese sido peligroso, Hinata no hubiese estado participando de la búsqueda de Menma.

La pregunta era, ¿Cómo rayos Menma se había implantado el sharingan en uno de sus ojos y de haber sido así, como no se había dado cuenta de ello antes?


Muchas gracias a todos por seguir la lectura! Se que en este capi no paso nada "hot" pero hay que ponerle trama tambien a las cosas de vez en cuando. En el proximo le subo el tono.
Muchas gracias a D-Gausser por la traducción de este fic a ingles.


Hinata Hyuga, Menma Uzumaki, Shisui Uchiha, Sasuke Uchiha y Road to Ninja pertenecen a :iconmasashikishimoto:
Add a Comment:
 
:iconmar418:
mar418 Featured By Owner Oct 13, 2012
Sasuke es muy grasioso!!! toooodos los comentarios de Hinata y Menma jajajajajajaj pobre!! xD
Reply
:iconsenzamore:
senzAmore Featured By Owner Sep 3, 2012
What!!!!

Shisui arrogante...
eso fue asombroso! señal de que road to ninja esta siendo acorde a lo que todos nos imaginamos xD
ame esa faceta del Uchiha, deberiamos explotarla en otras historias :P

:love:
Reply
:iconsasha545:
Sasha545 Featured By Owner Sep 4, 2012  Hobbyist Artist
jajajaja creo q shisui no aparece en RtN pero quize ponerlo aqui porque me gusta ese pj xD
Reply
:iconsenzamore:
senzAmore Featured By Owner Sep 4, 2012
lo sé T.T
Kishi debería hacer un gaiden de este personaje que muchos amamos sin saber mucho :love:
Reply
Add a Comment: