Shop More Submit  Join Login
×

:iconsasha545: More from Sasha545





Details

Submitted on
April 7, 2012
File Size
41.2 KB
Link
Thumb

Stats

Views
4,132 (2 today)
Favourites
16 (who?)
Comments
40
×


CAPITULO 7

TRANSPARENTE

 


Sasuke la había observado sentado en las sillas largas de playa que había alrededor de la piscina, sólo que no estaba en la playa, ni si quiera en el jardín. La piscina se encontraba en un gran salón con techo de vidrio y grandes ventanas con vista a las fuentes de agua del patio trasero.

Una media sonrisa astuta apareció en su rostro mientras miraba la forma en que Hinata Hyuga jugueteaba con las paredes buscando algo, seguramente el interruptor de luz. Hubiese sido tan fácil decirle que las luces se activaban por comando de voz, pero prefirió mirarla en la oscuridad, estudiando con calma su cuerpo, sus movimientos, hasta su aroma. Pensó en cada una de las cosas que tenía planeado decirle a esa Hyuga y de verdad no eran pocas. Sólo de verla se sentía irritado, sobre todo recordando el desprecio que le había proferido todo el día. No sólo lo había hecho hacer el ridículo frente a Obito cuando se conocieron, sino que también había tenido el atrevimiento de rechazar su invitación a cenar cuando la fue a buscar personalmente cerca de las 7 de la noche.

"L-lo siento, no suelo comer a esta hora. Mis e-excusas a Shisui-kun y Obito-kun por n-no poder acompañarlos." – Le había respondido antes de cerrarle la puerta en el rostro. Lo había hecho con educación, pero el desprecio había sido demasiado para su orgullo.

Esa había sido la segunda bofetada para su ego, pero… por dios como su testigo, no habría una tercera. Era un Uchiha. Cada vez que un Uchiha fijaba su mirada en algo lo obtenía. Esa era la lección que había aprendido mirando a su hermano desde que era un niño. Era cierto que Itachi no se esforzaba por nada, pero aun así nunca había sido privado de algo que deseara. Y tampoco sería él privado de algo si realmente lo deseaba. Y en ese momento, deseaba a Hinata Hyuga, desposeerla de ese aire de grandeza y esa mirada de "soy demasiado buena para ti".

Estaba sujetando a Lucky (El perro de Shisui con el que ayudaba a los ancianos en terapia de grupo) por la correa en el cuello. El perro estaba tan bien entrenado que ni si quiera emitía sonidos, sólo se quedaba sentando esperando las ordenes que le fuera a dar. Fue justo entonces cuando vio que Hinata se acercaba a la orilla que dejó ir al perro.

– Empújala, Lucky. – Le ordenó al san bernando. – Dos patas.

Observó como el perro corría en dirección a Hinata Hyuga y se sentó en el borde de la piscina para entrar en el agua. A pesar de ser de noche, seguía siendo verano. Era algo común para ellos bañarse a esa hora… pero se había asegurado de que estaban solos y no serían interrumpidos; Itachi estaba en Nueva York y Shisui había salido a un club con amigos de la universidad (seguramente se encontraría con su hermano). Por Obito ni si quiera se tuvo que preocupar, estaba amenazado y advertido, no podía acercarse al salón de la piscina. Eso sólo lo dejaba a él y a Hinata Hyuga en dicho lugar.

Sólo portaba su traje de baño que consistía en unos shorts negros que le llegaban un poco más arriba de las rodillas. Nadó lentamente al extremo de la piscina en que estaba parada Hinata sintiéndose cada vez más ansioso. Había estado planeando tenerla en ese espacio reducido, sobre todo porque la escalera para salir del agua estaba justo en el otro extremo de donde Hinata Hyuga acababa de caer.

El chapuzón que se dio la joven lo hizo sonreír y tuvo que hacer un esfuerzo para no reír. Disfrutó de su torpeza y sobre todo el haber caído en una trampa tan obvia. Ino no habría sido tan descuidada, por eso era su mujer ideal. Además el perro era gigante, ni si quiera él podría haber mantenido el equilibrio si lo hubiese empujado de esa forma.

A unos 6 metros de distancia, notó como la cabeza de Hinata salía a la superficie tosiendo. De seguro había tragado agua. Al menos la joven parecía flotar, no se estaba ahogando ni nada por el estilo lo que le indicó que sabía nadar.

– ¿Estás bien? – Le preguntó con seriedad. Su cabello negro goteaba hacia adelante cayendo por su cuello. Sabía que cualquier otra mujer se le hubiese tirado encima sólo de verlo sin ropa sobre el torso y además goteando, pero estaba frente a Hinata Hyuga, a ella en teoría no le atraían ese tipo de cosas, como mucho la pondrían nerviosa. – Y eso es justo lo que quiero. – Pensó.

Sintió una leve satisfacción al notar como Hinata parecía petrificada de haberlo escuchado. - S-sí… - Le respondió sin darse la vuelta. Aun estaba poniendo esa barrera entre ambos, pero… algo era algo, al menos estaba sacando una reacción de ella. No había forma de que ahora lo pudiese ignorar como lo había hecho todo el día. Estaba atrapada.

Dio una brazada, avanzando alrededor de un metro hacia la peliazul. - ¿Estás segura? – Preguntó con seriedad.

Hinata Hyuga se alejó hacia el borde. Sasuke lo notó y frunció el ceño quedando en esa posición, flotando en el agua.

– ¿C-cuánto tiempo lleva a-aquí sin d-decir nada? – Le preguntó en un tono casi molesto.

¿Acaso esa chica lo estaba sermoneando? Lo miraba asustada, intentando poner distancia entre ellos como si fuera de mala educación que él, un UCHIHA, estuviese utilizando su propia piscina. O tal vez, que no fuera cortes que habiendo estado ahí, no hubiera hecho su presencia notoria. Cualquiera de las opciones, Hinata lucía un tanto molesta.

– Lo siento. – No podía gritarle ni decirle algo desagradable. Si hubiese sido cualquier otra persona la habría mandado a comer mierda. Pero era Hinata Hyuga, la chica que iba a destruir. - Me dio la impresión que no te grado. Pensé que mi presencia te molestaría. – Se excusó manteniéndose a flote moviendo levemente las piernas. Ella tampoco se estaba moviendo.

–¿P-por qué pensó e-eso? - Podía notar ahora que no era sólo indiferencia hacia él lo que mostraba esa chica, ese tartamudeo, la forma en que sus labios estaban temblando, la manera en que sus cejas se juntaban arrugando su frente levemente. Hinata Hyuga le temía. Hinata Hyuga estaba nerviosa.

– Por la forma en que me trataste cuando nos conocimos y… cómo rehusaste bajar a comer sólo porque yo estaba ahí. – Iría al grano. Él era Sasuke Uchiha después de todo, era cosa de chasquear los dedos y podía tener a cualquier mujer que deseara. Hinata podía sentir todo el rechazo que quisiera hacia él, pero eventualmente sería suya. Ni si quiera dudaba en ello. – Lo cual debo admitir me pareció de muy mal gusto.

La chica pareció hundirse lentamente entre sus hombros y entonces Sasuke notó la forma en que sus mejillas se tornaban rojas. - Y-yo..n-no fue p-por e-eso… - Y ahí estaba nuevamente ese tartamudeo. Lo encontró retardado e irritante. ¿Cómo era posible que Itachi se sintiera atraído a una idiota como esa? – Lo s-siento mucho, si lo ofendí… señor Uchiha. Con..con su p-permiso.

La chica se aferró al borde de la piscina, intentando moverse con más rapidez para llegar a la escalera que estaba fácilmente a unos 20 metros de distancia. Sasuke sabía que tenía tiempo para conversar con ella por lo cual, nadó en su dirección deteniéndole el paso, poniéndose entre ella y la dirección en que quería llegar.

– Cuando leí tu manifiesto en Vogue, pensé que eras distinta. – La increpó, con bastante sinceridad. Le molestaba mucho que insistiera en alejarse de él, sin importar lo que hubiese escuchado estaba quedándose en la casa de su familia, lo mínimo que podía hacer era pretender que le agradaba o ser educada. Al contrario, todo ese tiempo lo había ignorado, evitado y hasta rechazado. - Pero eres igual a todas las demás personas: una hipócrita.

Los párpados de Hinata subieron en sorpresa. Nunca hubiese esperado que la trataran de esa forma. - ¿Por qué me llama así? – Le preguntó sin si quiera tartamudear. Ya no estaba nerviosa, más bien se encontraba sorprendida. - ¿Lo he insultado para que me llame de esa manera?

– Por supuesto que me siento ofendido por tu actitud hacia mí. Vamos, ni si quiera me conoces y no te agrado. – Seguía serio y tosco en sus palabras. Claro, sonaba educado, pero para un buen observador sus expresiones delataban lo enojado que se sentía. Sabía que estaba mandando su plan al demonio, pero prefería confrontar a esa chica antes que seducirla. Nunca se había sentido tan agraviado por una mujer antes. - Hiciste todo un escándalo en la revista diciendo básicamente que no te atraen las personas sólo por lo que aparentan ser, pero ni si quiera me conoces y me evitas… dime entonces, Hinata, ¿Quién es superficial ahora? – Impulsó su cuerpo para quedar más cerca de ella, y la chica por instinto volvió a retroceder bajando el rostro hacia el agua. - ¿Lo ves? Ni si quiera te atreves a mirarme. Todo ese discursito sobre ver las verdaderas cualidades en las personas suena bello en letras, pero cuando se trata de poner en práctica lo que predicas al mundo, fracasas completamente. Nueva York te va a comer viva. – Y yo también, pensó.

– Y-yo no s-soy una hi-hipócrita. – Respondió Hinata en una pequeña vocecita mordiéndose un labio. El gesto le resultó bastante provocador a Sasuke. – U-usted es… usted… me recomendaron a-alejarme de u-usted.

– ¿Se podría saber quién? – Cuando Sasuke se enterara de quien lo había difamado lo haría pagar con la furia de las mismas llamas del infierno. Tenía una reputación que mantener y que un tarado estuviese calumniándolo no le hacía nada de gracia. Al notar que Hinata no le iba a responder, subió los hombros. – Bien, no me lo digas. – Sasuke era frío y metódico, siempre había sido así cuando algo le molestaba. - ¿Podrías al menos darme la oportunidad de limpiar mi nombre?

– ¿C-como? – Preguntó Hinata quedándose quieta, ya estaba lo suficientemente alejada de él.

–Entregándote una toalla. – Respondió Sasuke levantando una ceja. - No esperarás subir completamente mojada al segundo piso, ¿Verdad?

La mente de Hinata estaba volando a mil por hora cuando el joven le dijo que quería limpiar su nombre. Por un momento se sintió realmente mal por estar juzgándolo sin haberse dado si quiera la oportunidad de conocerlo. Tal vez él tenía razón y ella era una hipócrita.

Pero no podía tomar las palabras de Kiba a la ligera. Si Sasuke Uchiha era un tercio de cómo su amigo lo describía, seguiría siendo la peor persona que Hinata conocía. Alguien que no tenía límites morales de ningún tipo y que vivía la vida de forma libertina e inescrupulosa no podía ser bueno en su vida. La dualidad de sus pensamientos le carcomió el pecho, haciéndola bajar la mirada para observar el agua. Tal vez… debería hacerse su propia opinión sobre Sasuke Uchiha.

–Gra-gracias… – Susurró sintiendo que Sasuke salía de la piscina afirmando sus manos con fuerza en el borde y expulsándose fuera.

Estiró su mano en dirección a Hinata como si quisiera ayudarle a salir. - Lo otro que me sorprendió sobre tu manifiesto, fue la forma en que criticabas algo que nunca has experimentado. – Dijo Sasuke moviendo la mano, llamando su atención para que la tomara.

- ¿A q-qué se refiere?- Hinata se aferró a ésta con cuidado, y Sasuke la impulsó hacia arriba lentamente.

De pronto sintió que la tiraba hacia él con bastante más fuerza y de un momento a otro estuvo completamente apegada a su cuerpo, sintiendo su piel mojada contra ella. - Al amor. – Le susurró casi sobre los labios, algo que le produjo escalofríos.

Las mejillas de Hinata ardieron con el comentario y por la cercanía del joven Uchiha. – Y-yo estoy muy e-enamorada de mi n-novio.

Sasuke sonrió al notar su sonrojo y también viendo que no se movía. Había estado esperando todo el día poder estar así con ella y ahora que la tenía apegada a él, ver que parecía petrificada y que no estaba alejándolo ni rechazándolo por sus acciones… era como saborear levemente el triunfo.

- ¿Estás segura? – Le preguntó, media sonrisa en el rostro.

Hinata frunció los labios al notarlo. Tampoco era tonta y no caería en ese tipo de insinuaciones. Era demasiado obvio para ella. Levantó una mano posicionándola en el pecho de Sasuke y empujándolo con suavidad hacia atrás. Su mirada bajó al suelo con seriedad.

– N-no me parece a-adecuado es-estar discutiendo es-este tema con usted. – Dijo la joven - Ni si quiera nos…

Pero de pronto dejó de hablar, comenzando a juguetear con sus dedos. Sasuke volvió a sonreír. Todo eso de alejarlo le parecía un insulto, pero lentamente volvía a ingresar al juego.

– Ibas a decir que ni si quiera nos conocemos, ¿verdad? – Le preguntó divertido.

– Yo…– Hinata estaba buscando palabras, pero nada venía a su cabeza. Efectivamente le iba a decir aquello pues era cierto. Entre ellos no había nada, no se conocían y a decir verdad no quería conocerlo tampoco. – Señor Uchiha… yo…

– ¿Lo ves? Eres una hipócrita. – Respondió Sasuke dándose la vuelta y caminando hasta un mueble en donde estaban las toallas dobladas una sobre la otra. - Tu misma admites que no nos conocemos y me estas evitando sólo por un par de rumores infundados.

Hinata se sentía molesta y era muy difícil lograr eso en ella. - Dudo mucho que la persona que me advirtió sobre usted estuviese mintiendo. – Y realmente lo creía así. Kiba no era de los que mentían.

–¿Por qué no lo averiguas por ti misma? – Sasuke suspiró pesadamente con burla. - Ahhh… lo siento, olvidaba que en la familia Hyuga siempre les dicen qué hacer o no hacer, por lo cual no tienen capacidad parar pensar por sí mismos.

Hinata sintió que la había golpeado en el orgullo con ese comentario. La familia principal de la familia Hyuga era bastante conocida por interferir y hasta controlar las decisiones de los miembros de las familias secundarias a través de Japón, pero ella creía firmemente que las cosas estaban comenzando a cambiar. Que su propia hermana estuviese de vacaciones en Europa lo demostraba, su padre jamás hubiese accedido a eso así como así. Pero por el contrario… Neji se había tenido que ir a Inglaterra cuando quería estar con ella en Nueva York esas semanas, sólo porque su padre lo había dicho.

Había toques de verdad en ese comentario que hicieron que respirara profundamente intentando controlar lo ofendida que se sentía. Pero no podía realmente molestarse con Sasuke Uchiha, pues no era culpa de él que su familia fuese así. Como mucho se podía sentir agraviada por su falta de tino al decir las cosas.

– E-eso no e-es cierto. – Respondió volteando el rostro y evitando mirarlo. - Cla-claro que puedo pensar por m-mí misma.

– Suenas realmente convencida de ello. – Le dijo Sasuke lanzándole la toalla desde la posición en que estaba. Hinata apenas la pudo agarrar en el aire con muy poca gracia al hacerlo. – Pruébalo.

Lo primero que cruzo la cabeza de Hinata fue - No necesito probarle nada a alguien como usted -, pero de su boca salió algo completamente distinto. - ¿C-cómo?

Sasuke sonrió. Había manipulado por completo la conversación para decir lo que iba a decir. - Salgamos. – Simple, corto, brillante. A veces se sorprendía a sí mismo. - Una cita, encuentro, reunión, junta de conocidos, llámalo como quieras.

– No puedo salir en una cita con usted, tengo novio. – Dijo Hinata secándose el cabello con la toalla.

– Anda… no me hagas rogarte. - le indicó Sasuke levantando una ceja y caminando hacia ella. Se paró justo frente a Hinata y le sacó una hebra de cabello que le cubría la cara con cuidado. Las mejillas de la chica se llenaron nuevamente de color, haciendo sonreír a Sasuke. - No creo que el tal Neji ese se muera sólo porque saco a su novia al cine.

– ¿Al cine? – Preguntó Hinata apretando la toalla con las manos. Sonaba bastante extrañada con su proposición de cita. - ¿Está hablando en serio?

– ¿Por qué no? – La cuestionó Sasuke poniendo la punta de su dedo índice sobre la nariz de la chica.

Hinata retiró su mano con un movimiento un tanto brusco de su rostro, para comenzar a caminar alejándose. - Que transparente es.

– ¿Ah? ¿Qué pasa? – Sasuke estaba en shock. Todo iba tan bien y de pronto la chica nuevamente lo dejaba ahí, solo, como un idiota. - ¡Oye! – Le gritó viéndola caminar hacia la puerta. Pero esta vez estaban solos, no la iba a dejar ir. Corrió en su dirección y le tomó el brazo sin cuidado alguno obligándola a detenerse. -¿Qué te pasa? ¿Por qué me dejas hablando solo? Que mal educada eres. Tampoco es como si…

– Quiere que lo conozca y aun así me está invitando al cine. – Lo interrumpió de golpe.

¿Qué tenía de malo una invitación al cine? Sasuke había invitado sólo a un puñado de chicas a un lugar como ese. Había un cierto grado de romanticismo en estar en una sala oscura que no le agradaba mucho, pero pensó que a Hinata le gustaría algo así. Una salida al cine era bastante tradicional y anticuado. Le podía comprar palomitas y asegurarse de que tuviese servilletas para que no se limpiara los dedos en su ropa. Se podía ver a si mismo siendo un perfecto caballero con ella ahí… ¿Entonces que tenía de malo ir al cine como para que la joven Hyuga se viera tan molesta? No era como si le hubiese dicho que quería invitarla a su cama o algo así.

– ¿Y. Qué? – Preguntó Sasuke lentamente, también enojado.

– ¡Al cine! – Dijo Hinata con firmeza sin llegar a gritar, sorprendiéndose a si misma por no estar tartamudeando aun cuando se encontraba nerviosa. - Al único lugar en donde probablemente no se pueda hablar en lo absoluto, ¿Cómo pretende que lo conozca así?

La chica tenía un quedó sin palabras para responder. Era la primera vez tal vez, aparte de Ino, que alguien lo había puesto al descubierto de esa manera. Separó los labios levemente pero no había palabras que expresar. No había como contrarrestar lo devastador que había resultado la lógica de Hinata Hyuga.

Esa chica podía verse como un ratón asustado, pero en el fondo había una gata en ella, lista para mostrar las garras si se veía arrinconada. Todo ese asunto acababa de subir de nivel en su lista de prioridades. Hinata Hyuga debía ser suya… sin importar el costo. Una mujer que presentara ese nivel de rechazo hacia su persona… era el mayor desafío que tenía en su vida hasta ese momento. El rechazo lo excitaba, le calentaba la sangre, hacía que quisiera escucharla gemir su nombre, suplicarle que la cogiera.

– Es tan evidente su comportamiento. No tiene el menor tacto, es grosero, altanero y cree que sólo porque se acerca a mí me intimidará y me hará actuar como… como u-una d-de las…las… mujeres que frecuenta. – Hinata miró hacia un costado, por mucho que estuviese defendiéndose a sí misma en ese momento, hablarle a otra persona de forma tan golpeada y además casi insultante le era difícil. Le causaba dolor. - Pues se equivoca señor Uchiha. Por favor, suélteme. Me incomoda su cercanía.

Sasuke respiró profundamente, dejando salir un suspiro abnegado. Le había ganado la primera ronda, pero la discusión aun no acababa. Estaba lejos de acabar.

– Bien, creo que no pensé mucho el lugar. – Admitió sin soltarla y levantando los hombros despreocupadamente. - ¿Por qué no me dices tú donde te gustaría ir para que podamos conversar y conocernos? – El mismo comenzó a pensarlo, tal vez si la llevaba a la feria de Long Island y subían en la rueda de la fortuna podían estar toda la tarde ahí mirando la bahía desde la altura y conversando. Tenía que mostrarle que no sólo era lo que los demás decían que era, aunque significara actuar como una persona decente por algunos días. - Vamos mañana, antes de que se acabe el verano. ¿Qué tal a…?

– No puedo. – Respondió Hinata con frialdad. - Saldré con Itachi-kun mañana.

Escuchar el nombre de su mayor rival hizo que el estómago se le contrajera. - ¿Con mi hermano? – Preguntó sintiéndose extrañamente ofendido. - ¿Se puede saber dónde?

– Al metropolitan museum of art… y luego… luego comeremos helados. – Hinata bajó el rostro y se sonrojó, decirlo en voz alta lo hacía sonar como si entre ella e Itachi-kun hubiera…

– Eso suena como una cita. – Sentenció Sasuke levantando una ceja y soltando su brazo.

– No es una cita. – Respondió Hinata con vergüenza.

– No puedes ser tan ingenua para pensar que no es una cita. – Gruñó Sasuke siguiéndola mientras la chica caminaba rápidamente con pasos cortos hacia la salida de ese lugar. - Me pregunto qué diría tu amado novio sobre eso…

– Neji nii-san confía en mí.

– ¿Entonces por qué no puedes salir conmigo también? – Le preguntó mientras la chica ponía las manos en las perillas de una de las puertas que daban acceso al salón de nado.

– Porque… -Hinata se detuvo y lo miró sobre el hombro. - no confío en usted. – Las palabras de Hinata las recibió como un golpe en el pecho, tanto que llegaron a doler. - Permiso.

 


– Aun no entiendo por qué tenemos que reunirnos con esos dos. – Se quejó Shisui siguiendo a su primo. - Deidara te detesta desde lo que Ino le hizo y Sasori casi no habla. Además esas discusiones de arte entre ambos me hinchan las pelotas.

Destapó la corona que la camarera acababa de traerles en el salón VIP del local donde estaban. Había más gente alrededor de ambos, pero Itachi no tenía intensiones de cruzar palabras con nadie, sólo con los dos individuos que se encontraban sentados en una mesa en un rincón un tanto vacío. Shisui pensó que incluso en un lugar así Deidara y Sasori intentaban hacerse los interesantes, intelectuales y especiales artistas incomprendidos. Como dos personas tan opuestas habían terminado siendo "amigos" lo sobrepasaba.

– ¿Itachi? – Volvió a preguntar Shisui al ver que su primo no le prestaba mucha atención.

– Ya te lo dije. Ellos saben más de arte que nadie. – Respondió Itachi escondiendo la mitad de su rostro en el largo abrigo negro que portaba. - A Hinata Hyuga le apasiona el arte, era uno de sus electivos en Japón, y en su perfil de facebook lo marcó como una de sus más grandes preferencias.

– ¿Estas revisando su facebook? ¿Tú? El señor "Facebook es una violación a la privacidad"… – Shisui se rió, nunca hubiese esperado que su primo, uno de los grandes críticos de los medios sociales online y la violación de los derechos a la privacidad estuviera jugando a detective privado acosando a una pobre chica por face. - Aun no entiendo la obsesión que te entró con esa joven, Itachi. Digo… es tan joven… ni si quiera te la vas a poder tirar, de seguro aun es virgen y…

– El sexo no es lo único en la vida, Shisui. – Respondió un tanto indiferente.

– No, pero sí que es importante. – Una sonrisa divertida atravesó su rostro.

– ¿Me vas a decir que no piensas que es hermosa? – Lo interrogó sin voltear, aun caminando en dirección a los dos sujetos que parecían estar discutiendo airadamente.

– Lo es… pero...

– No sólo es hermosa, es completamente refinada y delicada. – Itachi cerró los ojos, su cara no reflejaba lo que realmente estaba pensando. – Nos parecemos más de lo que crees. Ella es todo lo que siempre desee en la mujer para mí.

– Vaya… es la primera vez que te escucho decir eso. - Shisui le dio un sorbo a su corona directamente desde la botella. – Lamentablemente se te olvida un detalle de consideración.

– ¿Sasuke? – Preguntó Itachi. Su primo le había informado lo que su hermano menor estaba planeando y también sobre la humillación a Ino.

– No idiota. Esa chica tiene novio.

– Esa situación no será un problema.

Cuando estaban a penas a un par de metros de las dos figuras, tanto Shisui e Itachi se detuvieron. Las cosas estaban saliéndose de control entre el rubio y el pelirrojo.

El joven de cabellera larga y rubia se llamaba Deidara. Estaba haciendo un mayor en NYU en artes modernas. Tenía los ojos azules y la mitad de su flequillo siempre le tapaba un ojo. Era ruidoso, escandaloso, exagerado y la verdad alguien con el cual Itachi en particular no tenía una relación cercana (Deidara lo odiaba desde que habían sido compañeros en la secundaria, pues en una ocasión en la clase de arte, Itachi realizó un trabajo que lo había descolocado como artista… considerándolo "verdadero arte". Esa antipatía parecía no haber desaparecido del todo).

Deidara era parte de su grupo social, habían ido a Manchester juntos y aunque no lo podía considerar un amigo, era un conocido con el cual mantenía una relación amistosa. El único problema con Deidara era que por su larga cabellera rubia y por la manera en que se la arreglaba, solían confundirlo con una mujer si se le miraba desde atrás, algo que por su puesto lo irritaba muchísimo.

Al igual que Deidara, Sasori había asistido a Manchester. En ese entonces, el rubio y el pelirrojo solían ser destacados artistas y ahora además eran compañeros de universidad. Sus ojos eran grises y bastante desanimados, pero Itachi reconocía en Sasori (incluso más que en Deidara) a un hombre que sabía de lo que estaba hablando, calculador y frío. Tenía tres primos y uno de ellos aun asistía a Manchester siendo compañero de Sasuke, un tal Gaara que se le parecía mucho, compartiendo el rasgo del cabello pelirrojo.

A diferencia de Deidara, Sasori estaba haciendo un mayor en Historia del Arte, por lo cual las visiones entre lo que cada uno consideraba que era arte solían chocar y más de una vez se habían ido a lo físico para defender sus posturas. De hecho, cada vez que se juntaban todos los ex compañeros de Manchester Deidara y Sasori no dejaban de hablar sobre "lo que cada uno consideraba arte…", un tema que al resto le importaba poco o nada, pero, que en esta ocasión le sería más que útil a Itachi.

-¡Repite eso! Jmm. – Shisui suspiró al notar como ambos estaban discutiendo, sobre arte para variar. La ridícula costumbre de Deidara de finalizar todas sus oraciones con una especie de gruñido lo irritaba. – Como colega artista puedo respetar su punto de vista…pero… ¡No hay forma de que pintar un vaso pueda ser considerado arte!

– Estas haciendo un escándalo, ¿Puedes sentarte? – Lo cuestionó Sasori al ver que Deidara estaba de pie y había golpeado la mesa con rabia. – Me refiero a que ¿Cuál es el punto de hacer algo bello para verlo decaer en el tiempo? No tienes remedio. Tu forma de ver las cosas no puede ser considerada artística.

– Esto es arte. Jmm. – Indicó Deidara dejando caer la copa con whiskey frente a Sasori. Cuando la copa de cristal golpeo el suelo, estalló en cientos de diminutos cristales. – El sonido, la deconstrucción, la fragilidad con que las cosas desaparecen y dejan de cumplir una función. El arte debe ser dinámico y no estático. Jmm.

Los párpados de Sasori lucían decaídos, como si estuviese realmente aburrido. Se cruzó de brazos suspirando levemente.

– Eres ridículo. – Le dijo mirándolo a los ojos sin pestañar. - ¿Quién apreciaría algo roto? Sólo un imbécil. ¿Pero qué se puede esperar de alguien que juega todo el tiempo con greda?

–Mira quién habla, señor titiritero. Tu último show con esos horribles títeres fue todo un fracaso. –Gritó Deidara apretando el puño. – ¡Vamos afuera Sasori! Arreglemos esto de una vez por todas. ¡Jmm!

Itachi se aclaró la garganta para hacerse notar. - Creo que su pequeño pleito va a tener que esperar.

Ambos levantaron las miradas que se estaban dirigiendo uno al otro para observar a los recién llegados. Deidara pareció relajar esa posición tensa mientras que el pelirrojo no se movió si quiera un centímetro, para nada sorprendido de quienes acababan de llegar.

– Shisui, Itachi, ¿Qué hacen aquí? – Les preguntó mirándolos con indiferencia. No, más que indiferencia, era un rostro que carecía completamente de emociones.

– Uchiha. Uchiha. – Los saludó un poco hostil Deidara, sentándose nuevamente. - ¿Qué quieren? Jmm.

– ¿Tienes arena en la vagina, Deidara?– Preguntó Shisui mirándolo con una ceja levantada, la forma en que los había saludado evidenciaba que no se encontraba realmente complacido de verlos ahí. – ¡Esa no es forma de saludar! Invítame algo para beber será mejor.

– Necesito hablar, con ambos. – Dijo Itachi tomando asiento, sin importarle si lo invitaban o no. – No pongan esa cara. Es un tema artístico.

– ¿Por qué alguien como tu querría saber sobre arte? Pensé que lo único que te llamaba la atención eran los números, las colas y el dinero. – Dijo Sasori, haciendo un gesto a una camarera para que trajera whiskey y vasos. - ¿Qué necesitas?

– Invité a una persona bastante especial mañana al Met. – Itachi iría al grano. Disfrutaba en general pasar el tiempo con esos dos, pero las cosas entre ellos esa noche se veían tensas y no quería estar en medio de otra más de sus peleas. - Necesito saber todo lo que pueda sobre arte para impresionarla.

– ¿Arte para impresionar a una mujer? – Una venita aparecía en la frente de Deidara, mostrándose horrorizado ante esa idea. - ¿Me estas jodiendo? Jmm.

– Para nada, Itachi esta enamoraaaaado. – Bromeó Shisui mientras pagaba por la botella de whiskey que acababan de servirles.

La camarera estaba poniendo los vasos frente a ellos cuando Deidara le hizo un gesto con la mano para que se retirara. Si iban a hablar de cosas así, no sabía que oídos podían estar escuchándolos y entre ellos había una cierta fidelidad, eran compañeros de curso del colegio y nunca se habían jodido unos a otros, más bien, se unían para hacerle la vida imposible al resto.

– ¿Nuevo juego? – Preguntó Sasori. Conocía bastante bien a Itachi y era conocimiento público de que Uchiha nunca pasaba más de 2 semanas seguidas con la misma mujer. - ¿Una intelectual interesada en arte? No suena como tu tipo de mujer.

– Hinata Hyuga. – Respondió Itachi, jugando con el hielo de su vaso.

Deidara levantó una ceja. - ¿La heredera de la multinacional Hyuga? Vaya, estás apuntando alto esta vez, incluso para ti. Jmm.

– Me sorprende que sepas quien es. – Dijo Itachi. – Nunca te ves muy interesado en mujeres, si sabes a que me refiero. - Sasori rió en voz baja y Shisui lanzó una gran carcajada. Siempre las bromas homosexuales fluían en dirección a Deidara.

–¡No es que no me importen! Jmm. – Alegó Deidara poniéndose rojo. -Pero desde que folle a tu hermana… me ha hecho la vida imposible.

– Te lo advertí antes de que te acostaras con ella, debiste haberla llamado al día siguiente al menos. Te habrías ahorrado toda la humillación por la que te hizo pasar. – Itachi se mojó los labios un poco con el whiskey y bajó los ojos a la mesa. – En fin, ¿A qué ala del Met debería llevarla?

–Tienes suerte. – Deidara se cruzó de brazos con una sonrisa altanera, cada vez que hablaba de arte era toda una eminencia en el tema y por lo general nadie lo quería escuchar. Que ahora alguien más que Sasori le prestara atención de seguro lo emocionaba. - Hay una exposición sobre "contar cuentos" en la cultura japonesa antigua. ¿Esa chica es japonesa no? Jmm.

–Claro Itachi llévala a la exposición sobre arte Japonés… luego la llevas a comer sushi y a una tienda de Kimonos. Me imagino que nunca ha hecho eso en su vida. Excelente forma de ganarse su corazón, aburriéndola hasta morirse. – Sasori miró a Deidara con burla, levísima, pero ahí estaba. Su sarcasmo hizo que Deidara volviera a apretar el puño. – Preguntarle a Deidara como impresionar a una mujer es tan productivo como preguntarle sobre sus gustos en arte. – El pelirrojo dejó que Shisui se burlara un poco más del rubio y que las bromas sobre la homosexualidad de éste fluyeran. Cuando todos se callaron hizo su sugerencia. - Están exponiendo obras de Fabergé en el Met esta semana, te recomiendo que la lleves ya que todas las mujeres les gustan las joyas pues son eternas y bellas. Eso debería impresionarla.

– ¿Podrías ser mas predecible? – Le preguntó Deidara frunciendo las cejas. - ¡Llévala a la exposición de los Stein! También hay unas obras de Picasso y Matisse y todo el avant-garde moderno de París en esa exposición. Jmm.

-No, llévala a la exposición de textiles que escavaron desde las tumbas egipcias… nada mejor que preservar la vida después de la muerte a través de objetos inanimados.

-¡Escúchate a ti mismo hablando sobre la muerte y la vida! ¡Jmm! ¿Cómo esperas que impresione a una joven de esa forma? ¡Va a pensar que esta tan enfermo y tiene tan mal gusto como tú! Jmm.

La discusión siguió sobre lo eterno y lo fugaz, lo verdaderamente hermoso, las diferencias entre lo dinámico y lo estático, al punto que tanto Shisui como Itachi se sintieron completamente fuera de lugar. Itachi, siendo la persona paciente que era, los escuchó debatir a niveles completamente ridículos sobre qué era lo qué se podía considerar arte y qué no, sobre que partes del MET eran románticas o aburridas. De verdad esos dos sabían de lo que estaban hablando… fue entonces cuando una idea cruzó su mente.

– ¿Por qué no vienen conmigo mañana? – Les preguntó Itachi mirándolos.

Todos se quedaron en silencio, incluso Shisui parecía confundido. - ¿No se supone que es una cita?

–Tengo mis motivos para pedírselos. – Dijo Itachi mirando a ambos.

Después de unos segundos de silencio, el pelirrojo fue el primero en decidirse. - Iré. – Dijo Sasori. – Siempre he querido preguntarle a una japonesa sobre el arte de los kimonos. Preservar la belleza en esas telas…

– ¡Yo también iré! – Interrumpió Deidara golpeando nuevamente la mesa. Apuntó a Sasori con un tic en su ojo visible. - No permitiré que desacredites todo el arte de la gran manzana hablándole a una extranjera de obras que se pintaron hace 300 años. Jmm. – Cruzó sus brazos y asintió con su cabeza cerrando los ojos. - Además, aprovecharé de hablar con ella sobre los fuegos artificiales, uno de los mejores inventos del mundo.

Itachi y Shisui lo miraron confundido, pero fue Sasori el que dijo lo que estaba en la mente de los tres.

–Tienes noción que los fuegos artificiales son de China y no Japón, ¿Verdad?

Deidara se quedo callado con la misma sonrisa, luego se sonrojó levemente y en un par de segundos estaba completamente rojo. – Claro, claro, sólo estaba confirmado que estabas atento a lo que decía. Eres mejor escuchando de lo que pensaba.

-Eres una persona bastante patética Deidara. Sólo un idiota que rompe cosas y tiene la cara para llamarlo arte… pff. – Dijo Sasori levantándose de la mesa con desinterés y las manos en los bolsillos.

Ni Itachi ni Shisui se preocuparon mucho, Sasori solía abandonar los lugares sin despedirse.

Lo destacable de todo aquello era que ambos estarían ahí cuando Itachi realizara su segunda movida con Hinata Hyuga. Se preguntó, de qué forma habría fallado su hermano menor ese día con Hinata y extrañamente, el pensamiento hizo que sintiera levemente preocupado por Sasuke.

 

Sólo puedo decir que al igual que muchas y muchos, yo amo a Itachi xD este fic seguirá tratando a los dos hermanos Uchiha como protagonistas :D

Naruto pertenece a Masashi Kishimoto.

El diseño original de la imagen de portada no se a quien pertenece, pero pueden encontrarlo aquí >[link]

Capítulo 6 - [link]
Capitulo 7 - Lo acabas de leer.
Capitulo 8 - [link]

Portada del Capitulo - [link]
Add a Comment:
 
:iconkatias345:
katias345 Featured By Owner Nov 8, 2012
waa!! realmente ame a Deidara y Sasori!!
que bueno que te apegaste tanto a los diseños originales de kishimoto en su personaliad
Reply
:iconaikoduchiha:
AikoDUchiha Featured By Owner Sep 26, 2012
Yeeey aki con mi kfe y galletas develandome con tu super Fic...se pone mejor....n/////n
Reply
:iconmar418:
mar418 Featured By Owner Apr 14, 2012
BIEN HINATA!!! me encanto como manejo la situacion.. y todos los rechazos para el uchiha menor xD es genial!! que no se deje jajajaj
Itachi esta enamorado de verdad??? algo asi entendi :D no me esperaba eso tan pronto.. BIEN Hinata ya conquisto al uchiha mayor... la cosa esta muy complicada para el menor u.u
quiero mas quiero mas quiero maaas porfavoor!! :D
Reply
:iconsasha545:
Sasha545 Featured By Owner Apr 14, 2012  Hobbyist Artist
No, Itachi no esta enamorado. Shisui lo esta molestando con eso, pero en teoria Itachi no esta enamorado. Mas que nada se siente completamente intrigado con Hinata y seducido por la idea de conquistarla, pues lo ve como algo realmente dificil, casi imposible si se agrega a sasuke a la ecuacion, lo ve como un desafío personal, aunque no mentiré... hay una agenda escondida atras de todo el tema que Shisui comenzará a notar en los proximos capitulos (por eso Shisui esta en este fic, si no no tendría mucha utilidad)... pero espera cambios en la personalidad fría de Itachi, más que nada porque Shisui le dijo que fuera el mismo... haciendo que Itachi realmente se pregunte...¿Quien soy? ¿Lo que me convertí despues de tantos años viviendo en este lugar o en la persona que era antes de que muriera mi madre?
Reply
:iconmar418:
mar418 Featured By Owner Apr 15, 2012
ahora todo tiene sentido!!!!! :D disculpa mi lentitud!! pero no habia entendido bien.. muchas gracias pro explicarme... pero va a terminar enamorado de ella?? o no pasara de ese desafio personal que se planteo.. mmmm.. aun asi me agrada verlo tan entretenido en la pequeña heredera!! :D
Reply
:iconsasha545:
Sasha545 Featured By Owner Apr 15, 2012  Hobbyist Artist
si te dijera si se va a enamorar de ella o no ... te arruinaría el resto del fic :D
Reply
:iconmar418:
mar418 Featured By Owner Oct 13, 2012
tienes razon!!
sere buena y paciente!! :)
Reply
:iconhitorilovenejihina:
HitoriLoveNejiHina Featured By Owner Apr 13, 2012  Hobbyist General Artist
que malos son con deidara xDD me encanto la parte de los fuegos artificiales me rei a mas no poder ajajajajaja sigue porfavor *w*
Reply
:iconsasha545:
Sasha545 Featured By Owner Apr 13, 2012  Hobbyist Artist
a mi tbm me dio risa esa parte cuando la escribí xD
Reply
:iconhitorilovenejihina:
HitoriLoveNejiHina Featured By Owner Apr 14, 2012  Hobbyist General Artist
estoy deseando leer la siguiente parte *w*
Reply
Add a Comment: