Shop More Submit  Join Login
×

:iconsasha545: More from Sasha545



More from deviantART



Details

Submitted on
July 31, 2012
File Size
42.1 KB
Link
Thumb

Stats

Views
2,074 (1 today)
Favourites
18 (who?)
Comments
7
×


Dedicado a los chicos y chicas de Naruto Fanfics que me ayudaron con este capitulo

Paz, Nahuni, Viry (Eterna Rival), Omaira e Isabel

I will love you forever.


____________________________________________________

Love is always patient and kind; it is never jealous, love is never boastful or conceited; it is never rude or selfish; it does not take offense, and is not resentful. Love takes no pleasure in other people's sins but delights in the truth; it is always ready to excuse, to trust, to hope, and to endure whatever comes. Love does not come to an end.

____________________________________________________


LOVE IS

CAPÍTULO 12

LOVE IS ALWAYS READY TO EXCUSE




–Con esto pondré a los muertos a descansar nuevamente. El final de esta guerra está llegando finalmente.

–Entonces…Eso significa, que también tú, nii-san…

–Fui capaz de proteger la Villa una vez más como Itachi Uchiha de Konoha. No tengo arrepentimientos.

– ¿Por qué? Después de lo que te hicieron, ¿Por qué sigues yendo tan lejos por ellos?

Puedo perdonarte…

¡Pero nunca podré perdonar a Konoha!

¿Y dices que no tienes arrepentimientos? ¡Es por tu culpa que ahora soy así!

– … Yo no soy la persona que puede cambiarte.

Naruto 588 – La carga de los Kages




____________________________________________________




–Hinata… Hinata despierta. – Itachi movió suavemente el brazo de la joven y apagó el fuego del pequeño platillo con aceite que había frente a ella. Acuclillado junto a Hinata, notó que la luz estaba entrando por una de las ventanas anunciando el amanecer. – Te quedaste dormida leyendo. – Dijo casi en un susurró mientras le tocaba la espalda para hacerla despertar. – Te dolerá el cuello si sigues así.

–¿Itachi-kun? – Hinata abrió levemente los ojos, descansaba su cabeza sobre sus brazos entre todos los libros que había en la mesa. – ¿Qué hora es? – Le preguntó restregándose los ojos un poco confundida.

–Está amaneciendo. – Respondió. – ¿Te quedaste aquí toda la noche de nuevo?

Hinata asintió. – Quería leer… un poco más sobre…

Itachi tomó una de las hebras de su cabello y lo movió lentamente atrás de su oreja haciendo que todas las ideas desaparecieran de su mente. Se miraron a los ojos pues estaban a la misma altura y Hinata no pudo evitar suspirar. Supo que a pesar de que la estaba observando con ternura era probable que también la sermoneara por estar ahí a esa hora. Estaba acostumbrada a que todos los hombres de su vida le dijeran qué hacer.

Sin embargo, Itachi no la regañó como esperaba. – Te ves hermosa mientras duermes. Casi no te desperté para verte dormir un poco más.

Aquello logró sorprenderla haciendo que separara los labios y exhalara. Un hermoso color rosa adornó sus mejillas. Aun no se acostumbraba que le dijera cosas positivas sobre su persona. Nunca había tenido eso.

–¿Estaba roncando, babeando o haciendo algo vergonzoso? – Preguntó con timidez.

Itachi rió con suavidad y negó con el rostro. – ¿Deberé enseñarte a entender cuando alguien te dice un cumplido?

–Lo.. lo siento. – Dijo sonriendo mientras se seguían mirando a los ojos.

Desde que Itachi le había hablado sobre su condición, Hinata se pasaba todo el tiempo que podía en la biblioteca de la academia de especialización en medicina intentando entender el ninjutsu médico. Se sentía muy enojada consigo misma por no haberlo aprendido junto con Ino y Sakura pensando que podía volverse más fuerte si se enfocaba completamente en su taijutsu.

Unas mesas más allá, sobre un pergamino con sellos, estaba el pequeño pez que había intentado reanimar; aquello no había resultado como pensó. El pez se había muerto y ella aun no aprendía a utilizar ese tipo de jutsus, por lo cual había estado leyendo toda la noche de nuevo para compensar su falta de talento.

No era naturalmente buena en nada, tenía que esforzarse el doble que cualquier otra persona cuando quería aprender algo y por lo mismo, si quería poder colaborar con Ino y su investigación sobre la enfermedad de Itachi, tenía que educarse a sí misma. No tenía tiempo que perder.

–¿Y dónde está Tsuki? – Preguntó Itachi sorprendido de que no hubiese estado durmiendo en el hombro de Hinata como generalmente hacía. – ¿No lo trajiste hoy?

Tomó su mano ayudándola a ponerse de pie. Hinata le agradeció con una tímida sonrisa. –Hanabi-chan dijo que dormiría con Tsuki hoy. – Respondió Hinata bostezando. – Cuando lo traigo acá, intenta comerse los peces y… bueno… no es muy efectivo entrenar de esa forma.

–Entiendo. – Dijo un poco divertido. – Te iré a dejar a tu casa.

–Pero… Otoosan pensará que… que pasamos la noche juntos. – Hinata sonrojó de inmediato e Itachi también se ruborizó escuchándola decir eso. – Y ya sabes que… que no está muy feliz con-conmigo.

–Lo sé. – Respondió Itachi controlando su deseo por abrazarla.

Siempre quería tocarla últimamente y tenía que suprimir aquella tendencia con constancia. No quería que ella pensara que estaba cruzando algún tipo de línea, ni menos aun que se le pasara por la mente que él quería más de lo que estaba permitido pedir. Muchas veces cuando se besaban se habían tenido que separar al darse cuenta que el instinto se apoderaba de ellos.

Sin embargo, Hinata tenía razón. Si la iba a dejar a su hogar cualquier miembro del clan Hyuga podía pensar que habían pasado la noche juntos y eso era algo que no podía permitir. Mientras él fuese el novio de Hinata, nadie cuestionaría su virtud.

Desde que Hiashi había rechazado su propuesta para casarse con su hija, tres veces, nadie en esa familia lo miraba con buenos ojos cuando lo veían con ella. Había tenido que soportar un buen par de miradas asesinas de parte de Neji, de Ko y hasta de Tokuma Hyuga.

Después del primer rechazo de su petición, nunca parecían despegarse de ella a menos que Hinata estuviese con Shino y Kiba, o se dedicara a estudiar en ese lugar. Se habían visto a solas únicamente cuando el Equipo Cero se reunía para entrenar o discutir nuevas informaciones, pero, sus encuentros no eran tan frecuentes como les hubiese gustado.

Sin embargo, Itachi tenía un buen presentimiento sobre ese día. Confiaba en el sandaime.

–Solucionaré ese tema hoy. – Le dijo con confianza. – Ganaré el respeto de tu padre, eventualmente. Confía en mí.

–Yo… yo te dije que… siempre podemos irnos de Konoha Itachi-kun. – Respondió Hinata ruborizándose.

Cuando él la escuchó proponerle algo así por primera vez, justo después de que Hiashi Hyuga negara su consentimiento en darle la mano de su hija, Hinata había sugerido que se fueran de Konoha y que no miraran atrás.

Itachi rechazó la idea rotundamente.

No iba a hacer de ella su concubina. No se casaría con ella a escondidas del mundo alejándola de sus seres queridos. Él deseaba que ella fuese su esposa. Quería caminar con Hinata de mano en mano por Konoha y que todos pudiesen ver lo afortunado que era. Quería casarse con ella en el templo del fuego como lo venían haciendo sus antepasados por años ya, como correspondía, siendo entregada por su padre para que él la cuidara el resto de sus días.

Pensó que si él tenía una hija alguna vez, le habría gustado que su prometido tuviese la decencia de hacer lo mismo. No era por vanidad, o por querer desfilarla como un trofeo, era un tema de principios y honor. Hinata no se merecía ser el secreto de ningún hombre.

Sin embargo, las circunstancias los habían obligado a esperar y sí había una cualidad que Itachi admiraba de sí mismo, era su paciencia. El único problema, lo que siempre estaba rondando su mente, era si tenía tiempo suficiente para esperar. Intentaba no pensar en eso, pero era inevitable dada la situación que estaban viviendo.

–Aunque no niego que la idea de vivir lejos de todo y todos se hace bastante tentadora… – Respondió con gracia. – No podemos hacer eso. El sandaime debe haber hablado con tu padre anoche. Estoy esperando su respuesta.

–A.. ¿A qué te refieres? – Le preguntó Hinata un poco confundida.

–Es una sorpresa. – Le respondió él tomando su mano y cargando sus libros de ninjutsu médico bajo su brazo derecho. – Vamos.

–Yo puedo llevar eso, no quiero que te esfuerces. – Le dijo rápidamente sosteniendo su mano.

–Hinata-san… – La voz de Itachi era suave y detuvo su andar para mirarla a los ojos con una sonrisa. – Dijiste que ibas a dejar de tratarme como si estuviese lisiado, ¿Recuerdas? Lo prometiste.

–Pero, Itachi-kun, Ino-san dijo que debes evitar hacer esfuerzos. – Alegó Hinata con preocupación.

–Cargar libros no es un esfuerzo. – Le indicó Itachi. – Sigo siendo un shinobi. Esto no es nada.

Hinata suspiró abnegada. Itachi podía ser muy obstinado cuando deseaba serlo. No había logrado convencerlo de que se internara en el hospital, respetando su deseo de querer llevar una vida común y corriente por lo que le tocara vivir. No obstante, al menos había conseguido que se comenzara a tratar y que Ino lo revisara una vez al día en el hospital.

Asintió resignada y dejó que él la guiara. Le agradaba sostener su mano, sentía que no había necesidad de tener que preocuparse de nada cuando él lo hacía. Fuese dónde fuese, sin importar el camino que Itachi decidiera para ambos, ella confiaba en él.

– ¿Cómo supiste que estaba aquí? – Le preguntó de pronto.

–Estuve hasta tarde con Ibiki e Inoichi en las interrogaciones de Deidara de Iwagakure. – Respondió Itachi.

El Sandaime había estado presente también y habían descubierto memorias sobre un tal Sasori y un Kisame, miembros de Akatsuki, que se habían acercado a él intentando obligarlo a que se uniera a su organización. Itachi aún era parte del Equipo Cero y completar datos sobre criminales rango S era parte de su labor como shinobi.

– No hubiese podido dormir con todo lo que escuché en aquel interrogatorio, así que tomé mis cosas y rellené informes para la actualización del libro Bingo.

Hinata frunció el ceño pensando que debió haber dejado que Kiba, Shino o incluso ella se hicieran cargo de eso, pero Itachi siempre gustaba de hacer las cosas por sí mismo, no porque no confiara en la capacidad del resto del equipo, sino porque nunca pedía favores de ese tipo cuando se trataba de asuntos que él mismo podía hacer.

– Estoy esperando algo… y creo que el Sandaime me lo comunicará dentro de poco. Algo importante. Así que, ocupé el resto de la noche leyendo libros.

–Itachi-kun… Ino-san dijo que debías dormir más. – Le indicó Hinata con suavidad. – Le diré que te prescriba pastillas para dormir si…

– Dormí. – Respondió sonriendo. – Al igual que tú, me quedé dormido sobre la mesa.

Hinata lo miró con ternura y asintió. Se le hacía extraño decirle a un hombre como él qué hacer, pero había tomado esa posición y ya no había forma de retroceder. Lo estaba haciendo por su futuro junto a él.

Justo antes de abrir la puerta del lugar Itachi la detuvo, la rodeó con sus brazos y le dio un suave beso sobre los labios. Hinata suspiró y sinceramente no le importó si alguien los descubría o si su padre tenía personas observándolos. Había estado esperando aquello desde que lo vio al despertar.

Itachi fue el primero en retroceder levemente y susurró sobre sus labios. – Perdóname por preocuparte.

–Per..perdonado… – Susurró Hinata de vuelta dejando caer los párpados levemente, esperando que él la besara de nuevo.

Sin embargo, Itachi siguió caminando, tirando de ella y ayudándola a poner los pies sobre la tierra una vez más. Hinata sintió deseos de reír. Aun no podía creer la forma en que ese joven hacía que se olvidara de todo cuando la sostenía entre sus brazos.

Nunca había sido tan feliz.





____________________________________________________





Había ciertos días en que Sasuke despertaba y se encontraba con cosas que lo sorprendían, como por ejemplo la vez en que Fugaku llevó a Naruto después de haber robado un pergamino de jutsus secretos o cuando Mikoto Uchiha descubrió que Shisui llegaba ebrio a tomar desayuno después del festival de año nuevo. Algunas veces gritos habían sido el motivo para que él despertara, como la vez que su madre encontró una braga bajo la cama de Itachi y asumió que una chica había pasado la noche con él. Cuando se supo la verdad sobre ese asunto, Shisui no fue admitido en esa casa por tres meses.

Cuando eventos de esa naturaleza sucedían, la casa se llenaba de un alboroto inusual y entonces se hacía evidente que las cosas se habían salido de su curso normal.

Por lo general la residencia Uchiha era silenciosa durante las mañanas, pero siempre se podía escuchar el sonido del agua corriendo en el baño, el típico ruido de su madre cocinando o uno que otro regaño por parte de Fugaku Uchiha mientras leía informes y decía lo inútil que era la tercera División de la Policía de Konoha (en ella se encontraban los miembros menos talentosos del clan). Sin embargo, lo extraño de esa situación era precisamente lo contrario, no había ruido en todo su hogar.

Lo primero que le llamó la atención cuando se levantó fue encontrar el baño sin uso y completamente limpio. Usualmente, Itachi utilizaba la ducha primero y Sasuke regañaba cuando se encontraba con uno que otro largo y solitario cabello negro en el suelo (algo que había comenzado a tolerar con el transcurso del tiempo, pero que aun lo asqueaba).

Cuando salió del baño y pasó afuera de la habitación de su hermano, se sorprendió de ver que la puerta estuviese abierta… al parecer ni si quiera había dormido ahí. Miró de lado a lado notando que las cosas de Itachi no estaban ahí, algo que lo hizo fruncir el ceño.

La segunda cosa que hizo que pensara que algo estaba mal fue que tampoco encontró a Shisui sentado en el comedor abusando de la bondad de su madre. Su padre lucía como si no hubiese dormido en toda la noche y su madre daba vueltas como un gato encerrado por la cocina mirando cada 10 segundos por la ventana.

Sin duda, toda aquella escena era sospechosa y Sasuke no era estúpido. Sabía que algo estaba ocurriendo en ese lugar.

–Buenos días… – Anunció sentándose a la derecha de Fugaku – ¿E Itachi?

Su madre frunció el ceño. – No llegó a dormir anoche. – Lo miró entrecerrando sus ojos con desconfianza y caminó hacia él. – ¿Tú sabes el por qué de ello?

–No. – Respondió Sasuke extrañado mientras sacaba un onigiri y le daba un mordisco. – Ni me importa. Itachi es un adulto, ¿Sabes?

–Itachi nunca duerme fuera cuando está en Konoha. – Se quejó Mikoto Uchiha sentándose en la mesa con ojos preocupados y revolviendo su té. – Dime la verdad, ¿Está viendo a alguien? Ay dios… – La mujer se tomó la cabeza. – No quiero ni pensar qué está pasando. Pensé que de ustedes dos… Itachi sería el más responsable cuando se trata de las jóvenes y…

–¡Kasaan! – Gruñó Sasuke. – ¿Por qué Itachi tiene que ser el más responsable? ¿Cuándo me has visto con una chica? Argh…

–Basta. – Interrumpió Fugaku. – Tiene 21 años, si quiere pasar la noche fuera no necesita permiso de nadie en esta casa. En todo caso, conociendo a mi hijo debe haberse quedado entrenando o algo por el estilo.

Sasuke se quejó en voz alta, odiaba cuando su padre ponía a Itachi en un pedestal. – Seguramente está con Shisui, considerando que ese vago no ha llegado a robar comida.

–Shisui salió de Konoha en una misión hace un par de días. – Respondió Fugaku. Sólo entonces Sasuke notó que era cierto, últimamente había comido más de lo normal. – No irás a la estación hoy. Te quedarás en casa y esperarás a Itachi. Quiero que pasen más tiempo juntos.

El pelinegro frunció el ceño. – ¿Por qué? Si holgazaneo nunca me pondrás como capitán de la Segunda División. – Sasuke tenía sus esperanzas puestas en ese escuadrón, pues Shisui era el capitán del primero y por el tiempo que llevaba en la policía de Konoha y sus famosos "arrestos", era muy difícil sino imposible que su padre lo favoreciera a él sobre su primo. – Además, van a seguir los interrogatorios a Deidara de Iwagakure, Tekka dijo que me llevaría a verlos.

La mirada en Fugaku hizo que Sasuke entendiera que no había espacio para discusiones y antes de que pudiera decir otra cosa el tema estuvo cerrado. Bufó molesto apoyando su mejilla contra la palma de su mano y estiró los labios en una mueca.

Fue en ese momento que sintieron la puerta corrediza de la entrada cerrarse.

–Estoy en casa. – Escucharon que decía Itachi.

Sasuke no pudo evitar sonreír emocionado. Cuando era un niño, siempre lo asaltaba en ese momento cayendo encima de él. Al principio le preguntaba si quería jugar con él, pero mientras avanzaba su edad intentaba ver si lograba sorprenderlo. Se había hecho costumbre que Itachi hiciera entrar un clon de sombra sólo en caso de que Sasuke tuviese algo preparado para él.

Los tres dejaron de comer y miraron estáticos hacia la puerta. Lo sintieron sentarse en la entrara junto con el típico sonido que hacía cuando con meticulosidad se sacaba sus sandalias y las dejaba junto a la puerta.

Escucharon sus pasos ligeros por el corredor hasta que apareció en el umbral de la cocina. Se sentó junto a Sasuke sin mirarlos o decir palabra alguna.

Lucía como si estuviese soñando despierto y aquella mirada ausente fue evidente para todos en la mesa. Mikoto Uchiha frunció el ceño hasta que no aguantó más el silencio.

–¡No crees que debes una explicación sobre dónde has estado! – Le gritó.

Itachi subió sus ojos desde la mesa hasta ella como si sólo en ese instante hubiese despertado. Le sonrió descolocándola completamente. Eran pocas las veces que Itachi dejaba de ser un joven lejano y serio para convertirse en alguien alegre y accesible.

– Es una chica ¿Verdad? ¿Quién es? ¿Quién es la desvergonzada que tiene a mi hijo fuera de su casa toda la noche y me lo devuelve a esta hora? – Su voz estaba quebrándose. – ¡Deja de mirarme así! Fugaku… ¿Estás viendo? Está escrito en su rostro.

–¿Quién te entiende mujer? – Dijo Fugaku frunciendo el ceño.

Siempre encontraba un motivo para quejarse, ya fuese por la falta de mujeres en la vida de Itachi o por la presencia de una.

Itachi suspiró divertido. – Pensé que quería nietos Okaasan. – Sasuke casi se atragantó cuando lo escuchó decir eso y Mikoto se ahogó en un suspiro de sorpresa. – Siempre me reclama por ellos ¿No? Pensé que usted más que nadie se alegraría de que no llegara alguna vez a dormir.

Aquello pareció detonar una bomba emocional dentro de Mikoto Uchiha haciendo que Fugaku se escondiera atrás del pergamino que estaba estudiando y que Sasuke se acercara a su padre disimuladamente con temor. No obstante, antes de que Mikoto Uchiha se desmayara Itachi comenzó a reír.

– Sólo me quedé leyendo en la biblioteca, no hay razón para que se preocupe.

El menor de los Uchiha frunció el ceño aun más con dos preguntas en su mente… ¿Desde cuándo Itachi hacía bromas? Y segundo, ¿Qué podría haber estado haciendo un la biblioteca de Konoha? Era un genio, no necesitaba aprender nada.

–¿Haciendo qué? – Preguntó Mikoto Uchiha como si adivinara los pensamientos de su hijo menor. – Tú no estudias, es como si lo supieras todo. Así que, por favor, explícame qué estabas haciendo en ese lugar, toda la noche, sin si quiera avisarle a tu madre.

Mikoto intentaba mantenerse calmada pero la forma en que su taza estaba temblando le indicó a todos los hombres del hogar que la mujer estaba al borde de comenzar a romper cosas.

–Bueno, leyendo. – Respondió Itachi con cara de extrañado, su madre estaba del peor de los humores ese día. – Nunca es tarde para seguir aprendiendo Okaasan.

Entonces Sasuke intervino. – Pero tú sabes todo sobre ninjutsus, taijutsu y genjutsus, debes ser la persona más inteligente de todo Konoha, ¿Realmente hay algo sobre lo cual no sepas?

Itachi sonrió poniendo una mano en la cabeza de Sasuke. – Lo hay. – Le desordenó el cabello logrando que su hermano bufara irritado. – No sé nada sobre arquitectura y construcción.

Tres pares de cejas se fruncieron al mismo tiempo preguntándose qué era lo que estaba pasando, cuando Mikoto Uchiha adivinó lo que ocurría y exclamó:

– ¡Sabía que iba a llegar este día! ¡Simplemente lo sabía! – Miró a Fugaku casi con desesperación. – Tu hijo planea dejarnos. Va a construir su propia casa y nos va a dejar.

Sasuke subió una ceja, a veces se le olvidaba que su madre era brillante al igual que Itachi. Había deducido sus acciones tan rápido que llegaba a ser injusto; aunque nunca se le cruzó por la mente que nadie conoce mejor a un hijo que una madre.

Itachi suspiró. – Ya tengo 21 años, iba siendo tiempo. Shisui vive solo desde los 12.

–¡Los padres de Shisui murieron! – Lo interrumpió la mujer. – Nosotros estamos vivos y…

–Suficiente Mikoto. – Dijo Fugaku suspirando con pesadez. – Si Itachi desea construir su propia casa entonces que lo haga. Sasuke lo ayudará.

–¿Qué? – Preguntó Sasuke confundido y molesto. – ¿Por qué debo hacer eso?

La mirada de Fugaku se volvió sombría y Sasuke se encogió entre sus hombros.

–Porque yo lo digo. – Le indicó su padre.

–Gracias Sasuke, necesitaré todas las manos que encuentre disponible. – Dijo Itachi escuchando a su hermano suspirar con abnegación.

–Si ayudo exijo vivir contigo. – Mikoto casi se ahogó en su té cuando escuchó a su hijo menor decir eso. – Vamos Kaasan, también va siendo hora que me independice un poco. Ya no soy un niño. Naruto vive solo.

–¡Los padres de Naruto están muertos! – Gritó la mujer casi llorando. – ¿Qué hice para que mis hijos me quieran abandonar? ¿Qué? ¿Qué? Cocino todo el día, arreglo y lavo sus ropas, ordeno sus habitaciones, y aun así… aun así… – Su voz comenzaba a quebrarse.

–Lo siento Sasuke. – Dijo Itachi sonriendo con algo de tristeza. – Puedes tener una habitación si lo deseas y también puedes quedarte de vez en cuando, pero si quieres vivir conmigo tendré que hablarlo con mi novia antes.

Fugaku subió una ceja, Sasuke dejó caer la taza de té y Mikoto no tuvo reacción alguna ante ello. La mujer pestañó un par de veces rápido, sacudió la cabeza e intentó digerir aquello lentamente.

– ¿Tu novia? ¿Tienes una novia? – Preguntó casi ahogada. – ¿Para eso quieres una casa? ¿Te vas a ir a vivir por ahí con una mujer?

–¿De qué estás hablando? – Preguntó Sasuke molesto.

–¿Qué novia? – Preguntó Fugaku cruzándose de brazos.

–Hinata Hyuga. – Respondió Itachi.

Comenzó a servirse pedacitos de carne poniéndolos en su plato junto con un onigiri. Partió los palillos y se llevó un trozo a su boca, mordiéndolo sin expresiones sorprendiendo aun más a su madre. Tragó y al ver que ninguno estaba hablando tomó la palabra.

– Me casaré con ella en Octubre. El Hokage intervino por mí y pidió su mano en mi nombre.

Fugaku aun no mostraba reacción, pero Sasuke miraba a su padre atentamente intentando no perderse ningún detalle de la erupción volcánica que estaba a punto de ocurrir. Cuando Itachi vio que su madre aun no pestañaba y parecía haber dejado de respirar mirando a su esposo atemorizada, volvió a hablar.

– Lamento no habérselos comunicado antes. Sólo hoy Hiashi Hyuga dio su consentimiento. Les pediré que se arreglen para nuestra ceremonia de compromiso esta tarde.

–Mikoto, Sasuke, déjennos solos. – Les ordenó Fugaku sin mirar a nadie en esa mesa.

Sasuke se quejó a viva voz sobre por qué él tenía que dejar de comer sólo por culpa de Itachi, pero Mikoto le golpeó la cabeza con un cucharon y lo hizo salir de ahí.

Cuando quedaron solos, Fugaku miró a Itachi no con reprensión sino más bien, con preocupación.

– Hijo. No repetiré lo que hablamos en la estación de Policía porque ESTOY SEGURO QUE MI MUJER Y MI HIJO MENOR ESTAN ESCUCHANDO ATRÁS DE LA PUERTA. – Ambos se quedaron en silencio y se escucharon como Mikoto y Sasuke murmuraban afuera y decidían finalmente alejarse por el corredor. – Pero… por lo que hablamos ese día tú tenías una misión que realizar ¿Te han removido de ella?

–El sandaime no me autorizó a ir, técnicamente. Sólo dijo que no me detendría si lo hacía. Encontraré una forma de asegurar la paz en esta Villa en el tiempo que aun tengo. De eso estoy seguro. – Bajó el rostro. – El asunto de Madara Uchiha es algo que no puedo solucionar solo. Hay cosas en esta vida, en que debemos depender de más personas. – Sonrió pensando en Shisui. Sus palabras hacían eco en él.

–Entiendo. – Dijo Fugaku un tanto incómodo. Desde su última conversación de hombre a hombre, se le hacía un poco difícil dirigirse a su hijo mayor. – ¿Cómo planeas casarte si tú…? Dijiste que ibas … por eso de.. de tu condición.

–Hinata-san leyó que hay 2% de posibilidades de que pueda vivir un par de años más con mi corazón en este estado mientras me alimente bien, se me suministre medicamentos y no me esfuerce demasiado. – Lo miró sonriendo verdaderamente esperanzado. – Estoy durmiendo y descansando con más habitualidad, mantengo una dieta balanceada e Ino Yamanaka me revisa todos los días. Estamos optimistas de que pueda controlar mi condición si sigo con esta conducta.

Lo que Hinata había leído eran historiales médico y había encontrado que una persona en un grupo de cincuenta pacientes había podido sobrevivir tres años con la condición de Itachi, hospitalizado y bajo medicamentos. Sin embargo, Hinata confiaba en que Itachi era más fuerte que esa persona y que él podría vivir mucho más. Él se había aferrado a aquella esperanza sabiendo que no había espacio para decepcionarla.

– Estoy asistiendo todos los días al hospital para medir mis niveles y me están dando medicamentos para controlar mis arritmias. Estoy tomando vitamina B12 y píldoras de hierro para controlar mi anemia y bueno… también estoy comiendo más carne.

Fugaku no escuchaba a Itachi con tanto ánimo hacía años. De hecho, ahora que lo miraba fijamente, notaba que sus ojeras eran menos pronunciadas que antes y hasta tenía color en el rostro. Le asustó que de pronto algo hiciera quebrar esa esperanza en él, que no lograra vencer lo que lo aquejaba. Era normal que como padre se sintiera preocupado por él.

– No me mire así. Estoy feliz Otoosan, una persona que es realmente feliz no debería temerle a la muerte, ¿Verdad?

–¿Y ella? – Preguntó Fugaku. – ¿Ella será feliz si tú mueres?

–No me deja pensar en ello. – Respondió Itachi con la mirada ida. – Fue ella quien me obligó a hacer todo esto. Aunque fuese sólo una posibilidad en mil, tengo que intentarlo, por ella. – Se repetía aquello a sí mismo con constancia.

Fugaku suspiró abnegado. Había estado con el corazón en vilo esos días pensando en su hijo mayor, pero saber que había encontrado felicidad y que estaba sonriendo de esa forma sólo por hablar de una joven, le indicaba, que Hinata Hyuga debía ser extremadamente especial. Itachi podría haber elegido cualquier chica en Konoha para ser su esposa, pero la había elegido a ella. Eso debía significar algo.

–¿Cómo logró el sandaime intervenir en tu favor? – Preguntó de pronto. – Los miembros del clan Hyuga sólo se casan entre ellos.

Itachi suspiró y llevó una de sus manos a la nuca. – En un principio Hiashi-sama se negó rotundamente a aceptar que Hinata-san se casara conmigo, incluso hubo conversaciones dentro del clan sobre la posibilidad de que contrajese nupcias con uno de sus primos. – Itachi miró la mesa con seriedad. – Sin embargo, ni si quiera Hiashi Hyuga pudo rechazar mi oferta cuando el sandaime le comunicó que seré el quinto Hokage.

Fugaku Uchiha no entendía lo que su hijo estaba diciendo, hasta que aquellas palabras le cayeron como una ladrillo en la cabeza.

– ¿Aceptaste?

–Sí. – Respondió Itachi con una sonrisa. – Esta mañana. Se hará el comunicado oficial en nuestra ceremonia de compromiso.

El hombre no pudo evitar sonreír. – ¿Ahora si puedo decirle a todo Konoha que mi hijo es el shinobi más fuerte del País del Fuego?

Itachi suspiró. Sabía que Fugaku había estado esperando aquel momento por mucho tiempo.

– Está bien. Puede hacerlo. Pero nada de celebraciones innecesarias. Sabe que no me gustan esas cosas. – Fugaku comenzó a reír en voz alta e Itachi subió una ceja incrédulo de lo que escuchaba, ¿Su padre estaba riendo? ¿No lo iba a regañar por hacer todo ello sin consultarle? – ¿Eso es todo? ¿No me va a sermonear ni preguntarme por qué no elegí una chica del clan o algo por el estilo?

–No. – Respondió el hombre negando con su rostro. – Mereces ser feliz con la persona que hayas elegido. – Se paró de la mesa ayudando a Itachi a ponerse de pie también para estrecharlo en un abrazo. – No voy a ser yo quien se interponga en lo que hagas el tiempo que te queda en este mundo. Nadie merece felicidad en su vida más que tú. Los dioses saben que has tenido que llevar una horrible carga en tus hombros estos años.

–Gracias. – Respondió con sinceridad mientras le devolvía el abrazo.

–Aunque no mentiré. Me hubiese gustado que fuese alguien más apropiada para ti. Hinata Hyuga… sólo de pensar en tener que verle la cara a ese Hiashi Hyuga... – Suspiró. – Pero aprenderé a lidiar con ello. Por ti. Porque eres mi hijo y un padre debe procurar que sus hijos sean felices. Esa es una lección importante Itachi, apréndela ahora que vas a comenzar tu propia familia. – Le dio un fuerte palmazo en la espalda y siguió riendo en voz alta. – ¡Mikoto! ¡Sasuke! ¡Vengan acá! ¡Vamos a abrir el mejor sake y a brindar por Itachi!

–No..no otoosan. – Respondió Itachi negando con las manos. – Sake no…

Recordaba la última vez que había bebido un par de platillos. Había terminado acostado en la cama de Sasuke sin si quiera recordar cómo había llegado ahí. Debía estar sobrio para esa tarde.

Pronto la puerta corrediza de la cocina se abrió y Mikoto entró sin entender qué milagro había ocurrido para que Fugaku estuviese sosteniendo a Itachi por los hombros apegándolo en un abrazo. Sonrió con ternura… había estado esperando alrededor de 8 años para verlos así. Fuese lo que fuese que esa chica Hyuga había hecho con su hijo, se lo agradecía, hacía mucho que no veía a esos dos hombres riendo con tanta alegría. Como madre, entendió que esa chica le había dado algo a Itachi que ninguno de ellos había logrado transmitirle y por eso, la amaría como si fuese una hija más, la hija que nunca pudo tener y que siempre anheló.

Por su parte, Sasuke entró frunciendo el ceño y con los brazos cruzados. Pensó que la cocina estallaría en miles de pedazos y que jutsus de fuego harían que toda la casa ardiera en el momento en que Fugaku dijera que prefería morir antes de ver a su hijo mayor casándose con una Hyuga (lo había dicho en numerosas ocasiones a través de los años). Sin embargo, de alguna forma que simplemente escapaba de él, Itachi había conseguido que su padre no sólo consintiera en que se casara con un miembro de la familia que más odiaba en Konoha, sino que estaba feliz y pedía que todos celebraran con ellos. Sólo un genio como Itachi era capaz de manipular emocionalmente a su padre de esa forma.

El menor de los Uchiha sintió un vacío en el estómago pensando lo solitaria que estaría esa casa cuando Itachi se casara. Eventualmente sólo serían él, su madre y su padre. Aquello no le agradó y sintió que su pecho se apretaba. No quería perderlo, pero sabía, simplemente sabía, que la felicidad de Itachi era más importante que sus deseos infantiles en donde siempre pudiese tener a su hermano mayor con él.

Sin darse cuenta, sintió un golpe en la frente. Subió los ojos con tristeza y encontró a Itachi sonriéndole. Sus padres estaban buscando sake y platillos para celebrar, en un acto que le pareció completamente ajeno a lo que ellos dos estaban viviendo.

Le hubiese gustado decirle que no quería que se casara, que deseaba que se quedara con ellos siempre y que ambos pudiesen ser los solteros más cotizados de Konoha. Imaginó una vida junto a su hermano… entrenando, luchando, aprendiendo juntos, yendo a misiones peligrosas y asombrando al mundo shinobi con sus poderes. La idea de compartirlo no le hacía gracia. Hasta ese momento, él había sido la persona más importante para Itachi, su persona especial, su persona favorita, con el que compartía un lazo que nada podría quebrar… pero… ¿Dónde quedaba todo eso si se añadía a Hinata en la ecuación?

–¿No me vas a decir que lo sientes? – Le preguntó Sasuke con una mueca. Cada vez que le golpeaba la frente le decía algo así.

–Sasuke, tu y yo, siempre seremos hermanos. – Le dijo Itachi intentando consolarlo, adivinando lo que estaba pasando por su mente. Podía entender la tristeza de su hermano y también de dónde provenía. – Pase lo que pase, sin importar lo que hagas, eres mi hermano. Aquello no cambiará.

Sasuke suspiró. A través de los años, Itachi nunca había sido una persona muy feliz a pesar de tener todo lo que él soñaba. Pero, ahora, tenía algo que parecía hacerlo sonreír de verdad. Suspiró abnegado.

De a poco comenzaba a pensar que todo ese asunto de las mujeres tal vez no era tan estúpido como sonaba en teoría. Si Itachi lucía tan feliz, algo positivo debía haber en todo ello.

De pronto, mientras Fugaku servía sake en los platillos, los cuatro escucharon la campana de la entrada siendo tocada. Se miraron entre sí preguntándose quién podría ser ya que Shisui estaba en una misión.

Itachi salió al pasillo y caminó por el corredor con calma hasta llegar a la entrada. Movió la puerta corrediza con cuidado viendo quien sería que estaba ahí a esa hora.

No se sorprendió realmente de quien encontró afuera, pero por un momento se preocupó de que tal vez algo hubiese ocurrido haciendo que Hiashi Hyuga se arrepintiera o, aun peor, que algo le hubiese sucedido a Hinata.

–Uchiha. Una palabra. – Su tono de voz sonaba molesto.

Sus facciones eran más frías que de costumbre. Neji Hyuga podía ser uno de los personajes más serios de toda esa aldea cuando algo le molestaba. Aun recordaba la forma en que había estado al lado de Hinata todo el tiempo en Sala del Cielo, cuidándola como si fuese su sombra. Las miradas incriminadoras hacía él le decían sin palabras que lo culpaba por el estado en que se encontraba su prima menor.

–¿Sí, Neji-san? – Le preguntó con educación, aunque estaba seguro que aquello no iba a ser agradable. – ¿Deseas entrar?

Neji frunció el ceño como si su pregunta fuese un insulto. –¿Qué está pasando con mi prima?

Itachi se mostró inflexible. No iba a subir su voz, ser cruel o indiscreto. Con calma pensó en la mejor forma de responderle.

– ¿Por qué no se lo preguntas a ella?

–Te lo estoy preguntando a ti.

Que Neji ni si quiera estuviera usando honoríficos como siempre hacía, le indicaba cuan molesto estaba.

–Ya veo. – Respondió respirando profundamente para mantenerse tan calmado como fuese posible. – Me casaré con Hinata-san. Ella es mi novia.

Pudo notar como la mandíbula del Hyuga se tensaba ante dichas palabras. – Vi la forma en que la mirabas en el País de la Lluvia cuando los encontramos. Consideré que le habías regalado ese gato porque pensabas que ella lo podría entrenar, pero no fue un regalo que le hiciste como ninja, lo hiciste como una estrategia baja para… para hacer que ella se fijara en ti. Hinata-sama estaba tan preocupada con volverse fuerte porque pensó que no era lo suficientemente buena para alguien como tú. – Itachi aguantó el tono de desprecio en su última palabra. – Ella es perfecta tal como es, no necesita cambiarse en lo absoluto para que sujetos como tú, Naruto o incluso Sasuke se fijen en ella. – El Uchiha estaba completamente de acuerdo en ello y no entendía muy bien por qué ella habría querido cambiarse a sí misma por él o por cualquier otra persona. – Y ahora… ahora está siendo forzada a casarse porque seguramente tú la convenciste con trucos para que...

– No me agrada lo que estás insinuando. – Lo interrumpió Itachi.

Aun sonaba calmado pero su tono había subido en los niveles de amenaza. No iba a permitir que alguien cuestionara su honor. Habiendo tenido oportunidades para ello, jamás si quiera le había tocado algo más que sus manos a Hinata. La respetaba de verdad y él se consideraba a sí mismo un caballero. Por otro lado, Hinata era una señorita de la nobleza de Konoha, sabía comportarse a la altura de ello.

–Entonces, ¿Cuál es tu apuro por desposarla? – Le preguntó impaciente. – ¿Cuál es tu apuro en desposar a una joven de 16 años? ¿No ves lo impertinente de todo este asunto?

–Mis razones ya fueron comunicadas a Hiashi Hyuga, el padre de Hinata. – No estaba seguro si también le debía explicaciones a cada miembro del clan que viniera a golpear su puerta. – Supongo que sabes que nuestro compromiso será anunciado esta tarde.

Aquello pareció herirlo aun más. – Estoy enterado de ello. – Respondió con frialdad.

Fue entonces que Itachi pudo percibir que ahí, en los ojos de Neji, había más que una simple amenaza de un primo mayor sobre protector. Su mayor habilidad como shinobi era poder descifrar los sentimientos de los demás. Había un cierto dolor en los gestos del Hyuga que pudo reconocer… el dolor de perder algo que se desea.

– ¿Eres consciente de lo que estás a punto de lograr? – Le preguntó Neji con amargura. – Vas a sacarla de su familia para unirla a la tuya. Va a tomar tu nombre y tus costumbres en desmedro de siglos de tradición en donde los Hyuga sólo nos unimos en nupcias entre nosotros. Vas a alejarla de todos a quienes ella ama, ¿Cómo puedes ser tan egoísta?

Itachi comprendió de donde provenían sus palabras. Por lo mismo, no se sintió ofendido. Estaba presenciando como los sueños de un hombre se desmoronaban para que los suyos pudiesen volverse realidad. Neji no estaba reaccionando así porque estuviera enfadado o porque Itachi la sacara de un hogar en donde nadie realmente la apreciaba.

Estaba furioso porque la alejaría de él.

No se extrañó de que el Hyuga viese en ella lo mismo que él había descubierto, después de todo, ellos eran familia y habían pasado mucho más tiempo juntos. La idea de los matrimonios entre primos no era algo aberrante para los Hyuga, ni si quiera entre los Uchiha. Ese tipo de tradiciones se venía siguiendo y respetando por siglos dentro de las familias que debían proteger un kekkai genkai.

–¿Alguna vez se lo dijiste? ¿Lo que sientes por ella? – Neji frunció el ceño sorprendido. Itachi tuvo su respuesta.

–¿De qué rayos estás hablando? – Espetó con fuerza. – Hinata es mi prima menor.

–Es curioso. A veces creamos una mentira y nos convencemos a nosotros mismos de que aquello es la realidad, ignorando lo que realmente pasa. – Itachi no quería sonar condescendiente con él, pero sabía que saldría de esa manera. – Creo que no te debo más explicaciones que las que te he dado, Neji Hyuga. Pero ten presente, que mientras viva, haré todo lo posible por hacerla feliz.

Si Neji era lo suficientemente maduro y de verdad tenía sentimientos por ella, entendería, que la felicidad de Hinata venía antes que la suya.

El Hyuga lo miró fijamente a los ojos. Había en ellos rasgos comunes a los de Hinata. Por un momento se sintió completamente vulnerable a ella. Vio el gesto de dolor en Neji y entendió que estaba resignado a su propio silencio.

–Si la hieres… si tú la hieres… yo te mataré. – Le advirtió. Sin embargo, Itachi encontró en su voz algo que se desgarraba por dentro.

–Si la hiero, con gusto dejaría que lo hicieras. – Respondió el Uchiha con algo de melancolía, observando como el Hyuga se alejaba de la entrada de su casa.
La portada fue hecha por :iconsenzamore: como regalo para este capitulo 12 ^^

__________________________________________

Pueden leer la parte dos de este capitulo aquí -> [link]
Como siempre, Deviantart no me dejó postear el capítulo completo en un solo documento.

__________________________________________


:iconpervyhinataplz: :iconpervyitachiplz: :iconpervysasukeplz: :iconpervynejiplz:


Naruto y todos sus personajes pertenecen a Masashi Kishimoto :iconmasashikishimoto:
Add a Comment:
 
:iconsenzamore:
senzAmore Featured By Owner Aug 6, 2012
me sorprendio la aparición de Neji y que advirtiese a Itachi sobre sus sentimientos para con Hinata...
la verdad no me lo esperaba...
pero me gusto que mi azabache no se dejara intimidar ni perdiera los estribos!!!
Reply
:iconmarielik:
marielik Featured By Owner Jul 31, 2012
pfff esto me encantoo me super encanto ahhh lo sabia asi solo aceptaria hyashi!! wow mw sorprendio saber de los sentimientos de neji pobre !! sniff!!! gracias por subirlo seguire por la sgunda parte!!
Reply
:iconsasha545:
Sasha545 Featured By Owner Aug 1, 2012  Hobbyist Artist
Gracias a ti por leerlo xD
Reply
:iconmarielik:
marielik Featured By Owner Aug 1, 2012
mas por fis ^^
Reply
:iconhinataslade:
HinataSlade Featured By Owner Jul 31, 2012  Student General Artist
hay dios mio esto cada ves se pone mas interesante *-* buen trabajo Sasha-san, sigue asi
Reply
:iconsasha545:
Sasha545 Featured By Owner Jul 31, 2012  Hobbyist Artist
Gracias linda :heart:
Reply
:iconhinataslade:
HinataSlade Featured By Owner Jul 31, 2012  Student General Artist
de nada XD
Reply
Add a Comment: